Blog

Sucedido positivo del día: 7 noviembre 2014 – Karlos e Imanol

Sucedido positivo del día: 7 noviembre 2014 – Karlos e Imanol

En diferentes momentos del día me ha venido a la cabeza que mañana sábado iré a escuchar un concierto en recuerdo del cantante y amigo Imanol que nos dejó ya hace diez años.  Van a ser muchas y personas muy queridas para mí quienes saldrán al escenario a recordarle, he trabajado con muchas de ellas y mañana será una noche emocionante, no me cabe la menor duda.

 

IMANOL 01

Karlos Gimenez, Paco Ibáñez, Imanol, Iñaki Salvador.

Tuve oportunidad de trabajar con Imanol durante no demasiados años pero los suficientes para conocerle y tratarle. Fue un regalo de la vida grabar algunas canciones en sus discos y compartir algunos conciertos, en concreto una gira para la que se montó un grupo amplio de músicos y en el cual toqué los teclados y el acordeón. Como director musical de todo aquel tinglado alguien a quien yo admiraba ya desde hacía años, el gran compositor, pianista y arreglista Karlos Gimenez. Desde entonces, no sé ni hace cuantos años de aquello (muchos), admiro y quiero a Karlos a partes iguales. El paso de los años me ha descubierto a un Karlos abierto, sensible, muy tierno, gran amigo de sus amigos, con un niño interior delicioso y con una fuerza vital desbordante, un sentido del humor muy inteligente y un amor por la vida inspirador. Disfruta de la poesía de las cosas y hace de las cosas una poesía (literalmente). Hace ya unos 4 años me sorprendió con un poema dedicado, gesto que me conmovió a lo hondo.

 

Mañana disfrutaré del concierto y será el momento perfecto para mí para no hablar de ello, sólo para sentir. No habrá palabra que decir, crítica que hacer, valoración que verter. Ni siquiera necesitaré decir, exteriorizar y contar lo emotivo de todo lo vivido; tocará vivirlo y disfrutar de sus ecos. Sentado en ese patio de butacas estoy seguro de que rememoraré muchos otros sucedidos positivos de años atrás junto a Karlos, junto a Imanol y junto al resto de amigos y músicos que vivimos años a veces muy difíciles pero tremendamente enriquecedores. Años de los que nos queda un legado en ocasiones amargo (la propia injusta vida que vivió Imanol entre nosotros demasiados años a causa de la persecución y la amenaza) y en ocasiones realmente memorable por gozoso. Por eso escribo hoy, de víspera, sobre algo que me sucederá mañana: me complazco en ejercer de pitoniso y adelantar aquí y ahora lo que será el goce de mañana porque mañana preferiré que solo hable la música y la poesía que nos van a ofrecer.

 

Cierro mi sucedido positivo de hoy, que es el disfrute adelantado por lo que viviré mañana, con el poema que me regaló Karlos. Qué suerte tenerle como músico en este país y como amigo en mi bolsillo íntimo.

 

EL PIANO


A veces mis manos lloran almas
que se pierden en una flor,
en el carmen de tu sombra
enamorada del tiempo.

Puede que desnudas se mojen
en laberintos oscuros, eternos,
que atrapan mi corazón
como pétalos de amor,
pero su espíritu y su silueta,
siempre errantes,
me encandilan.

Cascadas de sentimientos,
lagunas insondables,
recónditos pensamientos…
ahora me acarician de belleza.

Su abrazo abandonado con cariño,
húmeda rosa de las horas,
corriente iluminada,
me estrecha en su aroma
y, al deshojarse entre mis dedos,
las tinieblas -lágrimas persistentes,
enigmáticos tentáculos
que fluyen escondidos,
secretamente tristes-,
toman color en el río de los besos
que con el aire volaron
y nunca, nunca podrán angustiar
ese brote vaporoso
del aliento de unos ojos
asidos al viento, al azar.

 

Karlos Gimenez

——————————————————————————————————————————

Sucedido positivo del día: 6 noviembre 2014 – Estudiar

Sucedido positivo del día: 6 noviembre 2014 – Estudiar

Yo no sé si cada maestrillo tiene o no su librillo pero en las cosas del estudiar sobre un instrumento musical estoy seguro de que cada uno somos un mundo. Como enseñante quizá lo que más quebraderos de cabeza me de sea el proponer cómo estudiar, el encontrar un método que pueda ser eficaz para el trabajo personal. Mis alumnos saben lo que pienso en torno a las clases que tengo oportunidad de darles: la música está ahí, en cualquier lado, no me necesitan. La realidad de la música está en los conciertos a los que asistan, en los millones de grabaciones que hay a su disposición, en la escucha de sus propios compañeros, en la infinidad de libros que hoy día pueblan las bibliotecas de las escuelas de música y conservatorios. No hay nada nuevo que pueda contarles si lo que persiguen y buscan son «voicings» sugerentes, frases tradicionales u originales, ideas efectivas y hermosas para arreglar a piano solo… La música está ahí afuera (la que pueden degustar desde el exterior por todos los medios citados) y la música está dentro de cada uno de ellos (en su propia búsqueda, en su propio cuestionamiento y decisiones a tomar en cuanto a «qué contar» y «cómo contarlo»).

DSC_0132-300x168Pero todo ello, sea como fuere, son los contenidos y procesos que conviven y reaccionan químicamente entre ellos una vez sentado a estudiar. En ese aspecto, el de vivir el proceso de estudio, es donde intento ayudarles a ser analíticos, críticos y motores de su propio trabajo. La cuestión, el pequeño detalle, y para eso sí que no tengo truco milagroso alguno, es que debemos sentarnos a estudiar y debemos hacerlo las horas necesarias y con la continuidad y fidelidad necesarias.

Hay algo que atesoro (sin mérito alguno, por otra parte, es un gusto que me viene «de serie») y que me gustaría poder regalarles: ganas de estudiar y capacidad de disfrute mientras lo hago. Hoy ha sido un día de esos, de los de ver cómo el reloj que me indica el tiempo que en total he pasado sentado trabajando (a base de pequeñas sesiones con otras actividades insertadas entre las sesiones de estudio) ha llegado a las tres horas. Y ha sido un día de esos en los que más allá de la cantidad de tiempo sentado al piano (que también) he podido disfrutar de su calidad. Hoy tocaba Bach, todo Bach (el próximo día 18 presentamos en Madrid el nuevo disco basado en este autor) y ha sido un estudio especialmente introspectivo y balsámico. Estudiar me regala sensaciones, emociones y hasta diría que sanaciones o al menos compañía y arrope. En muchos momentos supone la oportunidad de evasión, en otros de profunda reflexión y en todos ellos el para mí importante y beneficioso ejercicio de la concentración. Tras tres horas de estudio yo no sé si toco mejor pero estoy convencido de que han sido tres horas en que he vivido y sentido mejor. Ahí lo llevo…, que me quiten lo «estudiao»…

Sucedido positivo del día: 5 noviembre 2014 – Escribir sobre lo sucedido

Sucedido positivo del día: 5 noviembre 2014 – Escribir sobre lo sucedido

LLevo dos semanas volcando aquí cada día pequeñas reflexiones u observaciones en torno a pequeños sucesos cotidianos. El propio y simple hecho de hacerlo me ha ido provocando, a su vez, sensaciones o reflexiones personales, así como situaciones en que alguien o «alguienes» me han ido comentando cosas sobre lo que me leen o sobre el hecho de leerme. Va aquí un sumario desordenado de algunas ideas y sentimientos tenidos o escuchados.

– Parece que a algunos agrada leer el testimonio diario de alguien que aporta y exterioriza estas pequeñas raciones de energía observante y positiva.

– Escribir me es al mismo tiempo un ejercicio de introspección y un volcado al exterior. Soy consciente de ello, muy consciente de que podría darse lo primero sin lo segundo, pero se dan ambas cosas. Me gusta escribir y me gusta compartirlo. Confío en gozar del hecho de compartirlo manteniendo al mismo tiempo el control sobre el «ego».  Quisiera sentir, si se da, un «feedback» que abunde en el hecho de compartir experiencias, no de recibir aplauso por el aspecto formal de lo que aquí se ofrece.

– Vivo muchos sucedidos positivos a lo largo de un día, al menos casi siempre. Escojo uno e intento escogerlo bajo dos premisas: que no tenga relación directa con mi profesión (y si la tiene que hable de un aspecto humano y no profesional) y mantener discreción respecto a mi entorno familar y de amistades (evitando para ello alusiones concretas a personas de esos entornos).

– El sucedido diario puede no aparecer algún día, o varios días. Ello no querrá decir,  así lo quiera el devenir, que me ocurra nada negativo. No sufran, por tanto, personas que me quieren bien y me han dicho que quizá algún día no pueda escribir o no me apetezca hacerlo y me han aconsejado, sutilmente siempre,  que no me ponga esa obligación. No la siento, no, aunque agradezco la preocupación.

– Vivo esto como un espacio diario de meditación: medito, a mi manera, al escribirlo, y me sirve el resto del día para mantener en muchos momentos un «estado meditativo». Pensar en lo que voy a escribir, buscar el tema y pensar la manera, me ayudan a mantener durante todo el día una observación de la realidad más pausada y distinta.

– Podría llamar a esto que hago algo así como una «oración laica».

– La ironía de la viñeta de Quino que ilustra el sucedido de hoy explica mucho mejor que mil palabras mías lo que me mueve a escribir estos sucedidos: creo que somos en gran parte responsables de lo que entendemos por realidad; quiero crecer en el sentido de ser parte activa de mi percepción de la realidad, ser protagonista y autor de ella para no sentirme y no ser víctima y esclavo. Con todo lo que ello conlleva, con su carga inmensa de contradicciones, qué duda cabe.

– No está aquí reservado el derecho de admisión de nada ni de nadie. Por tanto cabe incluso recibir este nuevo hábito que he iniciado también con humor e ironía. A veceENFRENTAR LA REALIDADs río de mi mismo (sonrío de mi mismo, más bien en este caso) pensando que habrá quien pensará que me ha dado un ataque de «Coehlitis» (por Paulo) o un subidón de azúcar zen. No teman: me encuentro perfectamente y creo seguir siendo las mil personas distintas que todos podemos ser. Sigo gozando de mis varios estados dependiendo del momento del día o de cada día en concreto, algunos de lo más espirituales (o en ello estoy) y otros de lo más terrenales y carnales. En fin, que va todo bien, no vayan ustedes, amigos queridos, a preocuparse, no voy a ingresar en ningún convento, me gusta mucho estar a este lado de cualquier muro, en la parte de afuera, mayormente.

Pensar en torno al propio hecho de pensar es un precioso sucedido positivo. Resumiendo: esto que hago no tiene la menor importancia; tan sólo es que me hace mucho bien. Quizá precisamente por hacer algo que no tiene la menor importancia: qué alivio, qué descanso, qué hermosa liviana sensación.

 

 

 

Sucedido positivo del día: 4 noviembre 2014 – Antología desordenada

Sucedido positivo del día: 4 noviembre 2014 – Antología desordenada

Una mirada distraída a la prensa en internet instantes antes de ir cerrando «la oficina» (ese espacio que esta tarde limitaba por un lado con un piano y por el otro con un aguacero, en la calle, de proporciones inexplicables). Casi no lo ves y de repente y tontamente lo ves, en un rincón de un diario digital lees un bonito título de algo: «Antología desordenada«. Y vas y te detienes medio segundo a ver de qué se trata y de lo que se trata te «maltrata» de gusto: nuevo trabajo discográfico de Joan Manuel Serrat. Un disco cuádruple en el que repasa algunas de sus canciones más memorables y lo hace con colaboraciones tan sorprendentes y divertidas como la de Les Luthiers, tan emocionantes como las de Pablo Milanés o Mercedes Sosa, tan cálidas como la de Miguel Poveda, tan profundamente sensuales como la de María Bethânia y varias otras. Serrat ha sido esta tarde como la llegada de este otoño, me ha llovido encima casi sin pedir permiso y calando a lo hondo, siempre lo hace, es una bendición no haber mirado la previsión emocional para la jornada de hoy y que te pille sin protección alguna semejante precipitación en forma de poesía, música y voces que envuelven (el alma) y desenvuelven (emociones y sensaciones). Que no pare la lluvia, que aquí sigo chapoteando en este charco que se desborda de canciones.

Sucedido positivo del día: 3 noviembre 2014 – Denbora barik, sin tiempo

Sucedido positivo del día: 3 noviembre 2014 – Denbora barik, sin tiempo

Esta mañana un alumno me ha preguntado por la composición de un ex-alumno. Estaba interesado en como aquel había reflejado en la partitura un pasaje musical que conoce pues ha escuchado su disco y porque, me consta pues soy el pianista de ese grupo, lo ha escuchado en directo. Me ha comentado que él, el alumno, ha compuesto un tema que podría tener cierto paralelismo con la citada composición y que dudaba de cómo escribirlo de manera correcta. He quedado con él en mandarle en cuanto pudiese una foto de la partitura del tema en cuestión aunque en clase le he anticipado un poco por dónde iban los tiros.  La foto le acaba de ir y me ha contestado en seguida agradeciéndome el envío y diciéndome que es como él se imaginaba, que ya seguiremos hablando en la próxima clase…

La composición se titula «Denbora barik», «Sin tiempo»… Hasier Oleaga, autor del tema, marchó de Musikene ya hace unos años. Este alumno cursa cuarto y, por tanto, terminará este año y marchará. He sentido que, efectivamente, no hay tiempo o, al menos, no influye el tiempo, cuando se mantienen intactas la curiosidad, la sana admiración respecto a la gente cercana y las ganas de aprender desde la desnudez y la humildad. Me gusta mucho percibir a quienes sin renunciar a mirar lejos y alto, a las gIMG-20141103-WA0004randes influencias y enseñanzas de los grandes, saben posar su mirada en las pequeñas sabidurías, habilidades y experiencias previas de quienes transitan su mismo pasillo. Denbora barik, no hay tiempo, puestos a escuchar, recibir y extraer placer y conclusiones puede servirnos un saber milenario o la idea que alguien plasmó anteayer mismo. Servir de «celestino» entre saberes y aprendizajes de estas dos personas me ha hecho sentir privilegiado por ocupar ese especial lugar que te hace ser útil sin ser imprescindible: uno escribió, el otro deseó leer lo escrito y yo y mi carpeta de partituras pasábamos por allí. Qué suerte estar en el aula adecuada y en el momento justo en que a alguien le pueden servir tus carpetas para algo.

 

 

 

 

 

 

 

Sucedido positivo del día: 2 noviembre 2014 – Dentro y fuera de Tolosa

Sucedido positivo del día: 2 noviembre 2014 – Dentro y fuera de Tolosa

En Tolosa este mediodía se ha celebrado la clásica clausura del certamen de coros de Tolosa. Este año han celebrado la 46 edición y la jornada de cierre ha concitado la habitual expectación. Ha sido un privilegio, una vez más,  tener invitación y butaca en esa sesión, gentileza de una asociación amiga que preside una persona amiga. Los medios de comunicación darán cumplida y profesionalmente correcta noticia del evento, con todos sus datos, palmarés y representaciones institucionales presentes. A quienes hemos transitado los pasillos del Leidor nos queda la otra crónica impresa en las retinas: la de viejos amigos que sólo ves en estas ocasiones aunque vivamos a escasos kilómetros de distancia; la de la emoción de los ganDSC_0129adores y la de quienes les vemos ganar; el pensamiento, mientras cantan los ganadores por haber ganado, puesto en quienes no lo han hecho (sí cantar pero no ganar) y tienen también su corazoncito y horas de trabajo a sus espaldas y en sus cuerdas vocales; la celebración por escuchar al coro «Aurum» de Asturias haciendo una emocionante versión de «Ikimilikiliklik», composición de Tobin Stokes inspirada en el poema fonético que popularizó Mikel Laboa; el corroborar que has heredado de tu hija mayor la incapacidad de no traer lágrimas a tus ojos cuando oyes cantar de manera espontánea a grandes masas de personas (hoy ha sido ese «Agur Jaunak» final con Javier Busto dirigiendo al público que allí estábamos); la gratitud a quien ha hecho posible irte de allí con la biografía autorizada del propio Javier Busto firmada por él y con una personal y cariñosísima dedicatoria; la inquietud profesional intacta y realimentada por el hecho de que alguna persona influyente de la política local, y quien a pesar de ser político te despierta confianza y da buena energía, te proponga tomar un café para hablar de algunas cosas de la cultura de nuestro pequeño país. Y algún etcétera que seguro olvido pero no perdono (entendiendo perdón como la certeza de que ha quedado impreso en algún lugar de la memoria que posibilitará que aparezca cuando tenga a bien y será motivo, asimismo, de celebración de lo hoy vivido).

Dejo sobre estas líneas una imagen de un momento de una actuación oficial de hoy y junto a estas letras una fotografía algo más «oficiosa», sacada desde un punto de vista muy subjetivo cuando ellas, las chicas del coro «Aurum», se hacían la foto de familia como despedida del Leidor de Tolosa. Dejo ambas fotos como testimonio y contraste de la doble sensación que suelo vivir en este tipo de eventos, la más objetiva y oficial y la más subjetiva y emocional.  Que el futuro no nos prive de ambas cosas: que se promuevan y sucedan cosas; que sepamos vivirlas y , por tanto, darles vida. Celebro la vida que corría hoy tanto dentro como fuera de ese escenario.

 

 

Sucedido positivo del día: 1 noviembre 2014 – De canciones y películas

Esta mañana he grabado un par de temas junto a mi buen amigo el guitarrista Angel Unzu en el estudio de mi querido ex-alumno Fredi Peláez, en Beasain. Eran dos composiciones del propio Angel para su próximo disco de dúos. Uno de los temas mereció por mi parte un comentario días antes en un ensayo previo: le dije a Angel que sonaba a canción antigua, quizá a «standard» de Broadway de los años 40, melodía y armonías líricas, delicadas, exquisitas y quizá con un punto de nostalgia. Ha sido bonito ver como esta maIMG-20141101-WA0012ñana el propio Fredi y al escuchárnoslo ha comentado exactamente lo mismo. Angel se preguntaba la causa de que eso fuese así y hemos valorado algunos aspectos técnico-musicales referidos a la melodía y a la armonía que quizá nos remitiesen a las canciones de aquella época. Sea como fuere una composición cuyo título, además, es una fecha («31 octubre 12»), escrita en el hoy y sin que al autor necesariamente lo haya buscado evoca con bastante claridad modos y maneras de hace unas décadas.

Ya por la tarde he tenido la oportunidad de ver la película «Los fabulosos Baker Boys». Es una producción de 1989 pero su trama, personajes, fotografía, gran parte de las músicas y aroma general bebe de los años 40 ó 50. Con curiosidad he buscado alguna crítica y una de ellas hasta lo decía en el título: «Una película de los 50 rodada en los 80«.  Me ha resultado una conexión curiosa con lo vivido por la mañana con Alos-fabulosos-baker-boysngel y Fredi, ese ejercicio de estilo que se produce en ocasiones, imagino que a veces de manera premeditada y otras por puro azar y capricho del libre fluir del cúmulo de sonoridades, saberes e influencias que llevamos latentes en nuestra mochila técnica y emocional.

 

Sea como fuere «31 de octubre 12» y «Los fabulosos «Baker Boys» me parecen dos joyas que hoy me han sido regaladas; recibidas hoy y, por el mismo precio, con colores y sabores añejos.

 

 

—————————————————————–

 

 

 

 

Sucedido positivo del día: 31 octubre 2104 – Argia eta itzala

Sucedido positivo del día: 31 octubre 2104 – Argia eta itzala

Esta tarde, viernes, he dado clases de 3 de la tarde a 8 de la noche. He recibido a los mismos alumnos que normalmente recibo los lunes por la mañana, de 9 a 14. Se trataba de recuperar unas clases canceladas a causa de un viaje por un concierto. Un lunes por la mañana es comienzo de semana y, por tanto y en principio, de energía renovada y pilas cargadas. Un viernes por la tarde puede presentar un panorama bien distinto: fin de día y fin de semana, motores recalentados, fuerzas vitales quizá al límite. He acudido a estas clases consciente de todo ello y aventurándome a pensar que podía ser una tarde que tanto a los estudiantes como a mí nos iba a suponer un esfuerzo extra. Añadamos a la situación que en mi ciudad estamos viviendo un inesperado y retardado verano con luz y temperaturas impropias de la hoja del calendario que nos toca rasgar.

La tarde me ha redescubierto mi lugar habitual de trabajo. El transcurrir de las horas me ha mostrado cada rincón del aula, cada fotografía que la ventana ofrece, cada recodo del pasillo y la escalera que me llevan a la máquina de café o a los servicios.., con halos de luz, ambientes, texturas, colores y evocaciones singulares, nuevas y diferentes para mí. Los estudiantes llegaban algunos ya cansados y otros pensado en que lo iban a estar pues tras mi clase acudían, quizá, a ofrecer un concierto o colaborar aún en alguna actividad. Ver morir lentamente el día al tiempo que se diluían poco a poco las fuerzas de quienes ahí compartíamos trabajo y empeño, cada uno desde nuestra responsabilidad, ha sido un placer por lo inhabitual de la energía que flotaba en el ambiente. Me atrevo a decir que estábamos, ellos y yo, más desnudos, más blandos, más expresivos y receptivos, más lentos y por tanto más atentos.

De 3 a 8 he transitado en ese aula y en esos pasillos la frontera entre la luz y la sombra. He recordado el poema que en la voz  de Mikel Laboa tanto me conmovía, poema palindrómico de Sarrionaindía:

Hegazti errariak
pausatu dira
leihoan
argia eta itzala
bereizten diren lekuan
argia eta itzala
leihoan
pausatu dira
hegazti errariak

Pájaros errantes
se han posado
en la ventana
en la frontera
entre la luz y la sombra
como pájaros errantes
la luz y la sombra
se han posado
en la ventana

Esta tarde el cotidiano placer de la enseñanza se me ha mostrado especialmente cromático, teñido de colores. He recuperado unas clases perdidas pero también unas sensaciones que me hubiese perdido. No hay clase cancelada que por bien no venga.

Sucedido positivo del día: 30 octubre 2014 – El Requiem de un agnóstico

Sucedido positivo del día: 30 octubre 2014 – El Requiem de un agnóstico

Gracias a la generosidad de unos buenos amigos me he sentado hoy en una butaca del Kursaal donostiarra para disfrutar del Requiem de Brahms a cargo de la Orquesta Sinfónica de Euskadi y el Orfeón Donostiarra. Muy cerca de mí, una butaca más allá y con la propia amiga separándonos, la madre de una amiga. Camina con cierta dificultad, tiene ya una edad… y tiene aún una sonrisa (encantadora); y una vitalidad y empuje envidiables, y un sentido del humor y una ironía fina cautivadoras. Al salir del concierto, ya en la calle, busco premeditadamente su sentir y parecer sobre lo visto y escuchado. Me dice que a ella no le ha parecido un requiem; como mucho «el primer rato», pero luego no le parecía una música que describa o acompañe a la muerte. Por otra parte le daba rabia no enterarse del significado de los textos cantados (nos cuentan otros amigos que había programas con el texto traducido, no así subtítulos en directo como en otras ocasiones). También le dolía un poco la espalda porque mucho rato sentada en la misma posición no le hace bien. Y reía con facilidad a la mínima broma que se le hiciese. Amiga y madre se han ido pronto para descansar ambas.

De regreso a casa busco información para mí desconocida sobre este Requiem. Copio y pego: «Johannes Brahms fue un agnóstico confeso, por lo que se entiende que su reflexión sobre la muerte toma posición no desde el pensamiento religioso, sino más bien desde la meditación filosófica y poética. Es decir, no busca explicación alguna a la trascendencia humana, sino que propone al hecho artístico como vehículo para tratar a la muerte como una experiencia de vida, fundamentalmente personal, pero esencialmente compartida e universal. Donde el hecho en sí mismo, la muerte, es algo que nos afecta y damnifica durante el transcurso de nuestras vidas, especialmente con la pérdida de nuestros seres queridos. Es aquí donde el compositor alemán dispone a esta obra, quizá la más significativa de su repertorio, como una fuente de misericordia, compasión y optimismo«. Asimismo leo en otro lugar: «Durante la preparación del estreno se produjo una pequeña polémica entre Brahms y Karl Reinthaler, el director. Reinthaler hizo notar que en toda la obra Brahms no hacía ni una sola mención a Jesucristo. Brahms, humanista y agnóstico convencido contestó que para él el Requiem era una obra personal, no litúrgica y añadió «En lo que concierne al texto, he de confesar que con gusto omitiría incluso la palabra ‘Alemán’ y usaría en su lugar ‘Humano’.

La madre de mi amiga, desde sus sensaciones y pareceres aparentemente simples, ha excitado mi curiosidad y me ha llevado a saber y conocer alguna cosa más. No me preguntéis porqué pero ya intuía yo que sus sentires y pareceres tenían bastante fundamento además de mucha gracia, salero y clase en su expresión. Qué suerte es rodearse de gente de mucha edad, cuánto que escuchar y que aprender, cuánto que reír con ellos.

Sucedido positivo del día: 29 octubre 2014 – Miradas encadenadas de libertad

Sucedido positivo del día: 29 octubre 2014 – Miradas encadenadas de libertad

En un parque, a media tarde pero anocheciendo ya, el cambio horario de este pasado domingo nos proporciona el fundido a negro del día pelín antes de lo que me apetecería, la verdad. Pero el sucedido ha sido luminoso. Un niño pequeño sentado en su sillita miraba con cara divertida a otro, algo mayor, que saltaba ante él (este segundo, síndrome de Down). Al instante pasa un balón entre ambos y este segundo se queda algo perplejo viendo pasar a los cinco o seis niños que pugnaban por la pelota corriendo tras ella. Sorpresivamente suena el estruendo de un coche y todos los niños que estaban en «balompédica» carrera frenan y se giran a observar el realmente espectacular deportivo que atronaba al pasar.  Todo ello ocurría en cuestión de no más de diez segundos, pienso yo. Me ha dado la sensación de que el niño de la sillita quería bajarse de ella y unirse a la divertida danza de quien trotaba ante él; este segundo, sin embargo, intuyo que hubiera echado gustoso a correr tras el balón sumándose a la cuadrilla futbolera; y huelga decir que los ojos atónitos de la media docena de futuros «messis» expresaban su imperioso deseo de ser, algún día, propietarios y conductores del sofisticado y fugaz vehículo que ha atravesado el pueblo en cuestión de segundos. Pienso que todos hubieran abandonado su situación en pos de otra y que, a su vez, se hubieran encontrado solos al acceder a ella pues el amigo objeto de su deseo estaría corriendo tras su propio objetivo deseado. Quizá nada de ello sea así y me haya montado yo este pequeño cuento a la vista de sus vistas, mirando lo que miraban y a ellos mismos mirando. Sea como fuere he disfrutado de la escena y de sus posibles y quizá atrevidos e innecesarios significados. Que me quiten lo mirado.

Página: 36 de 38 1 ... 34 35 36 37 38