Blog

Sucedido positivo del día: 13 octubre 2015 – 8.- El chino que hoy estaba de ocho

OCHO EN CHINOCircular en bicicleta tiene sus riesgos, es bien sabido: un bidegorri (carril bici) no es garantía plena, hay que pedalear con mil ojos. Esta tarde el ciclista que iba unos metros por delante de mí me ha dado un buen susto. Ha ido a atravesar con cierta confianza rayana en la valentía un paso de cebra que nos daba preferencia pero que se hallaba en un espacio en curva, con escasa visibilidad tanto para nosotros como para los coches que pudiesen venir. Y tanto que venían. Ha aparecido por sorpresa una furgoneta y a no poca velocidad, y uno y otro, ciclista y automovilista, han debido frenar bruscamente evitando así, al límite, la colisión. Uno y otro (y yo haciéndoles los coros) han resoplado de alivio.

La furgoneta ha marchado justo cuando llegaba yo a la altura del aún asustado colega de pedaleo. Me ha mirado, aún algo lívido, y ambos hemos sonreído. A mí la sonrisa de este chino me ha parecido una triple sonrisa, creo que se estaba poco a poco dando cuenta de la que se acababa de librar. La sonrisa mutua y compartida se ha empezado a prolongar un poco demasiado incluso siendo, como estaba siendo, un improvisado y silencioso canto de gratitud a su ángel de la guarda. Había que reanudar cada uno su marcha y su vida, o decirse algo. Y lo ha dicho. Con poquita voz y aún la sonrisa congelada: “Mucha suelte he tenido,  fulgón venía lápido”. Y con mi sonrisa aún creciéndome en la boca, a la vista de su acento, voz y alegría, le he respondido: “Pues sí, para ser hoy martes y 13, puedes estar muy contento”, y rápidamente me he percatado de que se necesitaba una explicación, “no sé si lo sabes pero aquí se dice que el martes y 13 es un día de mala suerte, pero tú no, tú muy buena. Cuídate”. Y aún hemos recorrido parte de la ciudad bastante cerca el uno del otro, nuestros trayectos han sido bastante coincidentes.

 He querido, lógicamente informarme en torno a días o números que los chinos consideren como atrayentes de mala suerte. Pues bien, léase que es el 4 el del mal fario: “El motivo es que, en mandarín, dicho número («sì») se pronuncia de forma similar a la palabra «muerte» («sï»). Un sonido que espanta a los habitantes de este país hasta tal punto que ha sido estigmatizado y se intenta evitar a toda costa en la vida cotidiana. Por eso, muchos ascensores en China no disponen de la cuarta planta en su tablero, pero tampoco del piso 14, ni del 24, ni del 34, ni del 44 (mucho menos de este), ni de cualquier número que acabe en cuatro. Cuando dichos edificios prescinden de la planta cuarta (y de todas las que acaben en ese dígito), las escaleras conducen desde el tercer piso hasta el quinto sin escalas intermedias. Para evitar el infortunio, nadie quiere vivir en una planta que acabe con el número cuatro. Si lo hace, en caso de encontrar alguna, regateará al máximo el precio de la vivienda a cambio de arriesgarse a morar en un lugar con tan malos augurios”.

 ¿Y el del buen rollo? El 8: “El 8 está rodeado de buena suerte, el 8 es el número más afortunado de todo el pueblo chino. Suena como prosperidad y riqueza. Los chinos son famosos por pagar mucho dinero para tener la matrícula, el número de teléfono, número de apartamento, etc.. con el número 8. La forma de este número se asemeja a la forma del infinito por lo que se asocia con el interminable flujo de dinero.

Muchos vuelos desde y hacia China tienen el triple 8 en su número de vuelo. Los chinos creen que el trabajo en el 8º día de sus 15 días las celebraciones del Año Nuevo chino es un buen augurio.

¿Alguna vez has pensado sobre por qué en 2008 los Juegos Olímpicos celebrados en Beijing, China fue inaugurado el 08.08.08 a las 8 minutos y 8 segundos después de 20:00? Eso definitivamente no es una coincidencia. Estaba previsto en esta fecha y hora, porque creían que si lo hacían así, les traería buena suerte a sus atletas y China podría ganar la mayor cantidad de medallas de oro durante los juegos, y así lo hicieron con 51 medallas de oro”.

——————————————————————

 

 

 

 

Sucedido positivo del día: 12 octubre 2015 – 9.- Cuando un 9 es un fracaso

Brody-Whiplash-1200Ríos de tinta corrieron ante el estreno de la película «Whiplash» (como ríos de sangre corren, exageradamente, a través del filme), épico relato de la patológica relación entre un profesor de música y un estudiante de batería. Eligiendo el aprendizaje del jazz como telón de fondo y, de alguna manera, excusa para ubicar la historia en un espacio estético eficaz, recurrente y agradecido, se cuenta no ya una historia de superación sino la narración de la vida dentro de un acuario donde conviven dos tiburones.

He visto hoy por fin la película y me ha sido inevitable quedarme un poco afuera dadas las pocas coincidencias con la realidad que se muestran desde lo referido a lo que es el devenir cotidiano de la enseñanza musical de la música de jazz. Cierto es, no obstante, que ahí quedan la carga emocional y psicológica del relato, los complejos y atormentados perfiles de sus personajes, el laberinto de pasiones y competitividad que se teje en un irrespirable ambiente. Dejando a un lado lo concreto y más evidente, lo explícito mostrado, más cercano a la fábula o cuento con moraleja que a un relato fidedigno de situaciones y relaciones, hay mucho de condición humana en lo que se cuenta, eso es innegable. 

«Whiplash» es un cuentito en lo formal, lo que no quita para que sea una pequeña pesadilla en lo más hondo. Quizá sea lo de menos que todo gire en torno a una batería y a una big-band tocando jazz; nos habla del enfermizo perfeccionismo de dos personas que mientras aparentemente se están midiendo las fuerzas, no cesan ni un instante, a través de todos y cada uno de sus actos y palabras, de intentar ocultar su fragilidad y debilidades. 

——————————————————————

Sucedido positivo del día: 11 octubre 2015 – 10.- ¿Mujer diez?

INMA CUESTAHoy se ha sabido que una actriz española se ha quejado, públicamente y por escrito, por el hecho de que una publicación que ha colocado su imagen en portada lo haya hecho con una fotografía tratada y manipulada con el supuesto objetivo de mejorar y embellecer su aspecto físico. Esta mujer ha reaccionado publicando ella misma la fotografía original, sin retoques, y diciendo que ella es como es, con sus formas, su cuello, sus kilos donde los tenga y la contundencia o delicadeza que luzcan unas u otras partes de su cuerpo. Ruega no ser «mejorada», aminorada en kilos o aumentada y optimizada según el concepto de belleza o sensualidad que se le ocurra al editor o estilista de turno. Aparece en esa portada por ser entrevistada como actriz y no por haber ganado un concurso de belleza. ¿Qué puedo añadir yo a eso? Nada, lo cuento ya que así ha sucedido y la realidad habla, expresa, relata y se explica ya con la suficiente contundencia y delicadeza. Sobre todo cuando alguien se muestra así en algún aspecto, con «actitud diez«. 

—————————————————————————————–

Sucedido positivo del día: 10 octubre 2015 – Sabático

DIAS SEMANAEn ocasiones un sábado puede traerte diferentes aromas de toda la semana. Resuenan conversaciones mantenidas, reviven situaciones que se dieron, se repasan, sin pretenderlo y por sorpresa, decisiones tomadas y procrastinadas, dudas tenidas, mantenidas y despejadas.

Tiene cada día de la semana un carácter y personalidad bien definidos, aunque no todas las semanas se comportan los días de igual manera (y no digamos las noches). Tiene el sábado algo de capricho cromático y de travestismo de lo temporal: no en vano arranca el sábado con cierta ropa de faena y algo anclado aún en lo laboral y, según transcurre, es como si se fuese quitando poco a poco el mono y el casco, y fuese luciendo cierta etiqueta o, al menos, calcetín donde hubo chancleta (y viceversa, depende).

Puede pasar todo eso y todo lo contrario. Puede estallar un sábado en tu calendario sin conocer ni a su padre ni a su madre, sin rémora ni deuda ninguna con el viernes adyacente y sin nada que temer o nada que envidiar respecto al domingo al que precede: lo que viene siendo un sábado por derecho, porque él lo vale.

De la misma manera que existen los efectos ópticos, hay con el sábado algo de magia y de pérdida de la referencia, una especie de “no hacer pie” como te ocurre en el instante en el que sumergiéndote en el mar ya no hay suelo en que apoyarse. Me refiero a que el espacio que referenciamos con la expresión “hace 24 horas” sufre un especial fenómeno, rayando en lo paranormal, cuando se hace en base a cualquier hora de un sábado. A lo que me vengo a referir es que cuando uno está viviendo, por poner un caso, lo que esté viviendo un sábado hacia las 13.30, resulta difícil de creer que lo que vivió el viernes a la misma hora estuviese ocurriendo sólo un día antes, el día anterior a la misma y exacta hora. Hay viernes y sábados que pareciera que tuviesen entre sí una suerte de agujero negro o duración extendida de medida inespecífica e inconcreta.

Fíjate tú si un sábado es un día especial, peculiar y singular, que puede producir y generar el tiempo y el espacio suficientes como para escribir una memez como la que concluyo en este preciso instante.

——————————————————————–

Sucedido positivo del día: 9 octubre 2015 – Escuchar el pasado

Brandauer-Letze-BanHoy sonaban palabras de Samuel Beckett en el Festival Internacional de Teatro de Vitoria-Gasteiz. Me documento tras ver y escuchar el monólogo “Krapp´s last tape” (La última cinta de Krapp).

Encuentro una sinopsis que dice así: “Krapp es un hombre envejecido que acostumbra a grabar su diario en un magnetófono. De repente encuentra una cinta con una grabación antigua donde puede escuchar a un yo más joven narrando historias del pasado. A Krapp le desagrada su yo pasado, siente que antes era ególatra y descentrado, le resulta particularmente duro escuchar a su yo más joven hablando del encuentro con una mujer en aquellos años. Krapp terminará grabando una nueva cinta narrando la experiencia de haber escuchado a su yo pasado”.

 Me ha parecido interesante el matiz siguiente:  “en muchas ocasiones esta obra ha sido interpretada como una alegoría del fin de la historia, los fragmentos del pasado, los documentos de otras épocas resultan vacíos, sin sentido para justificar la situación actual que se presenta como algo amargo, carente de esperanza”.

Siento que todo lo presenciado en vivo esta tarde, sumado a estos textos y a la siguiente frase del propio Beckett proporcionan un aroma de inquietante sugerencia, de llamada a la reflexión tanto en una dimensión social como en la más íntima y personal:

Empleo las palabras que me has enseñado. Si no significan nada, enséñame otras. O deja que me calle”.

Añado esta anotación también encontrada en mi paseo documental, me gustaría encontrar esa película.

La última cinta es un filme experimental basado en la obra de teatro de un acto de Samuel Beckett, La última cinta de Krapp, y que fue dirigido por Claudio Guerín-Hill en 1969, con Fernando Fernán Gómez interpretando el papel protagonista. Dicho filme fue emitido en televisión ese mismo año.

—————————————————–

Sucedido positivo del día: 8 octubre 2015 – Zazpi aldiz elur, Mikel Laboa elurretan, zazpi urte elurpean (zu gabe)

Ediciones.Gabon, Mikel. Acabo de llegar de Bilbo. Hoy ha ido por ti, una vez más, claro, cómo lo sabes… Siempre va por ti nuestro “Zazpi aldiz”, mimoso, no hace falta repetírtelo, se pensó y parió a mayor gloria de la madre que parió a la añoranza que sentimos de ti, ¿o qué te has creído, que no tendríamos mejores cosas que hacer si aún tuviéramos la suerte de que aparecieras a media tarde en Altxerri Bar, a vernos probar sonido cuando me tocaba “bolo de jazz”? Eso hiciste esa tarde de octubre de 2008, la última tarde que te vi y me podías ver, y la tarde en que mi amigo Alvaro nos hizo la última foto juntos, esta que adjunto.

Pues a lo que iba, que imagino que no te olvidas que estábamos de gira, contando y cantando a la gente lo que fuiste, eres y serás. Nos hemos pasado desde febrero del pasado año hasta hoy mismo, hasta esta mismísima tarde, exorcizando los pequeños demonios interiores que le quieren comer a uno cuando le falta alguien esencial. Lo hemos hecho a base de relatarle al mundo en clave de teatro, música, sonrisas y lágrimas, la de mundos que tenías dentro, lo teatrero y músico que eras, y lo que nos hacías reír y llorar. Ha ido bien, Mikel: los que te conocieron te han reconocido en lo que hemos contado, y los que no te conocieron se han quedado con ganas de haberlo hecho.

¿Te das cuenta, verdad, de que hace exactamente siete años de la fotito de marras? Sí, la del Altxerri, esta que ves. Curioso, “zazpi aldiz elur”, siete veces nieve, “zazpi urte elurpean”, siete años ya bajo la nieve de estar sin ti, zu gabe, y tan contigo cuando nievas aunque los copos nos sepan a poco.

Parece muy probable que hoy hayamos hecho la última función y así lo hemos vivido. Cuando me ha tocado abordar la pieza final, el cierre ese que me tienen reservado, con el escenario ya abatido y desnudo, he tenido algunos problemas para terminar. A ver, Mikel, nada que ya no sepas, menudo eras tú despidiéndote, sabes bien que eras capaz de reaparecer no menos de tres veces esgrimiendo las excusas más peregrinas y con tal de comprobar si en realidad querías marchar o quedarte, y casi siempre era una mezcla de ambas cosas por lo que no te terminabas de ir ni de quedar y era un delicioso recital del despropósito no estar seguros nunca de si ibas o venías.

Así he tocado hoy yo la santa pieza final, ese remedo de la introducción de “Negu hurbilak” que nos pareció bonito ofrecer como cierre e ilustración de tu imagen proyectada. La inicio, me escondo, la continúo y en seguida la disimulo, me agarro a ella un ratito pero al poco se deshace entre los dedos para reaparecer vigorosa pero pasar a licuarse o evaporarse en el acorde menos pensado. Hoy se resistían mis dedos a cerrar la gira y el espectáculo pero ha habido que hacerlo, tampoco podía abusar del amable público, eso también me lo enseñaste (“estarán ya cansados, es suficiente”, y el agotadito eras tú, de tanto dejarte la vida en cada estrofa).

Bueno, sin más, que recuerdos de parte de la tropa, y que ya no podemos hacer más, que ahora te tendrán que contar y cantar cada uno en su casa y tu arte en la de todos. Ah, y te hubiera gustado escucharme, menuda perorata les he metido en gran parte de la gira ya en euskera, lo he conseguido, Mikel. Dicen que sueno como si lo hiciera de toda la vida, sé que lo dicen para animarme pero a veces me digo, qué coño, quizá sí, y algo tendrás tú que ver. Qué de cosas hubiera sido lindo que vieses. Bueno, calma, no me “achicopalo”, como Cantinflas y tú decíais.

Que no se entere nadie, queda entre tú y yo, pero hoy no he terminado la pieza final del espectáculo. He puesto un acorde arpegiado para fingir una resolución, han aplaudido, hemos saludado, hemos recogido y nos hemos ido. Pero yo, insisto y ya perdonarás, me despido de ti como tú de todos, sin saberse muy bien si vengo o si voy.

Este próximo 1 de diciembre serán ya siete años sin ti, bajo la nieve y sin embargo al calor de tanto que abrigaste y abrigas. Zazpi aldiz zu gabe

————————————

Sucedido positivo del día: 7 octubre 2015 – Moléculas a la plancha

polimerosHoy en mi pequeña ciudad me he topado con dos congresos bien distintos. En el palacio donde imparto había desde muy tempranas horas de la mañana un notable número de personas iniciando unas sesiones en torno a los polímeros, o éso he creído entender en los rótulos y cartelería que decoraban los espacios que utilizaban.

Al terminar de impartir y circular con mi bicicleta por la ciudad, el paso por el Kursaal ha sido no apto para estómagos con apetito: un congreso de gastronomía regalaba sabrosos efluvios y tentadoras emanaciones.

Haciendo balance: me ha apetecido mucho más pararme y colarme entre los de las cazuelas y sartenes que entre los de los de la celulosa y el caucho.  Aún y con eso, pienso que la ciencia puede ser muy divertida y la gastronomía muy intelectual y tecnológicamente avanzada.

Uno deja volar la imaginación e imagina a congresistas de uno y otro palacio juntos y en colaboración: no estoy seguro de que nuevas creaciones como la tortilla de nailon o el estofado de seda puedan llegar a funcionar pero esta mañana en mi ciudad creo yo que había tanto talento y arte que, aún haciendo unos y otros la guerra por su cuenta, provocaban ganas de estudiar, reflexionar, investigar, fabricar  y comértelo. Hay por todas partes gente que sabe mucho; gente con saber y con sabor. 

——————————————————–

Sucedido positivo del día: 6 octubre 2015 – Nos organizan la vida (y la muerte)

MUERTE DIGNAVivir y morir dignamente es la reivindicación de una multitud de seres humanos en todo el mundo. Muchos claman por no morir cuando les tocaría vivir y otros tantos por no vivir cuando les tocaría morir. El asesinato y el genocidio, por acción u omisión, resultan tan vergonzantes como la falta de compasión ante quien vegeta de manera irreversible, muchas veces con sufrimiento evidente, conectado a tubos, cables y química. Volver a escuchar a un político decir, sin sonrojarse, que sigue sin ser momento de abrir socialmente el debate de la eutanasia le refuerza a uno en el compromiso y la necesidad de pelear por el empoderamiento de una sociedad que debe asumir sus responsabilidades día a día. Es una pena que sea necesario que reine tanta mediocridad para despertarnos, pero nunca es tarde si la lucha es buena. Toca recordarles quién les paga, los que les votamos, y que no estamos en venta porque les hayamos votado. (Ah, y que los obispos les organicen la vida a quienes les han elegido; a todos los demás, se lo ruego, nos sea aplicado en su literalidad aquello que tanto repiten al cerrar su rito: «podéis ir en paz«, Déjennos en ese estado). 

———————————————————

Sucedido positivo del día: 5 octubre 2015 – Una serie muy seria

ertzainakVoy a golpes con el orden: de repente llega el día en que necesitas despejar mesa y estanterías aledañas. coincidiendo con cierta alerta mental respecto a los múltiples trabajos que se vienen. A la manera en que nos decimos aquello de «mens sana in corpore sano«, me digo yo «mente ordenada en rinconcito de trabajo ordenado«.  Y como se vienen meses de componer, arreglar, adaptar, estudiar y repasar repertorios, y unos cuantos etcéteras, había que hacer sitio físico y limpiar la zona de mirada cotidiana para conseguir lo propio con las «neuronas de la zona del hipocondrio«, como dice una amiga mía y declamado con acento de Mario Moreno «Cantinflas». 

Al ordenar he encontrado un disco perdido y olvidado hace años: el que recoge la música que hice para la serie «Ertzainak» de ETB (Euskal Telebista), allá por el año 1999, trabajo en el que estuve rodeado de buenos profesionales y amigos como Carlos Zabala, Eneko Olasagasti, Aizpea Goenaga, Fernando Bernués, Lourdes Bañuelos y otros muchos. Haciendo «play» aquí debajo, la música de la careta inicial de la serie, trabajo en el que realicé toda la grabación y  programación de lo que suena y luego añadimos el magistral saxo de mi amigo Andrzej Olejniczak. Muy grato recordar todo ello. 

——————————————————————

 

 

 

Sucedido positivo del día: 4 octubre 2015 – Abueloide

plutónHe charlado con una niña nacida en 2006. A la pregunta de qué planes tiene para esta semana que entra responde que ha de pasar tres exámenes, uno de ellos en torno a planetas. Le pido una prueba de que lo tiene bien preparado y recita una lista planetaria. A la apostilla de que falta Plutón responde, contundentemente, que no es un planeta, que es muy pequeño y que, por tanto, es un planetoide o planeta enano. Me la envaino, no lo sabía. Al colgar el teléfono enredo en la red para documentarme y resulta que fue precisamente en el propio año 2006 cuando la comunidad científica internacional tomó tal decisión, sacar de la lista de planetas al plutoncito de marras. Hay estrellitas o reinas de su galaxia, de 8 años, que le hacen sentir a uno un poco mayor, no sé si abuelo pero sí un poco «abueloide». Y  tan a gusto, oiga. 

————————————————————

Página: 2 de 38 1 2 3 4 ... 38