Archivo por Teatro

Zazpi aldiz elur

En febrero de 2014, en Gasteiz, estrenaremos “Zazpi aldiz elur”. Una vez más el grupo guipuzcoano “Tanttaka teatroa” ha llamado a mi puerta, esta vez para colaborar en la creación de una colección de imágenes poéticas y musicales en torno a la figura de Mikel Laboa.

Copia de CON MIKEL LABOA OCTUBRE 2008

En fechas próximas al estreno se conocerá al detalle la ficha artística y técnica del espectáculo, como es costumbre en las vísperas de cada “parto” teatral. Conoceremos ya todos entonces que moviendo los hilos del entramado, desde la dirección y construcción dramatúrgica,  está Mireia Gabilondo y que ejerciendo de su sombra de manera lúcida y deliciosa anda Kike Díaz de Rada. Sabremos que dando solidez al discurso y generando las unidades poéticas primigenias está alguien llamado popularmente Bernardo Atxaga. Saldrá a la luz que Iñaki Rikarte y la propia Mireia pondrán presencia, texto y acción en escena; y vibrando el aire para que suene estarán en vivo Angel Unzu y María Berasarte, junto a mi piano, mi acordeón y lo que pueda terciarse y sepa percutir, soplar o tañer por el bien de la causa que nos ocupa y reúne. Y manejaremos y daremos noticia de más nombres propios, los de los que nos visten, iluminan, construyen, asesoran, apoyan, proyectan y cobijan.

A día de hoy y tras una segunda reunión con Mireia y Kike (que era casi la primera) la ficha que puedo aportar es aún muy poco técnica,  es la emocional. Se enciende el piloto de alarma, pero es ésta emergencia de las buenas. Comenzamos un camino que confío sea gozoso. Qué duda cabe que manejando el material sensible de la memoria musical y emocional irá en el lote algún pellizco en el corazón y la debida gestión de alguna lágrima traicionera (y cómplice a un tiempo). Pero estamos en esto de la música y lo artístico para conmover y conmovernos (entre otros, espero, nobles objetivos). Así que se levanta el telón de la sala de ensayos. Apaguen sus temores móviles, está permitido grabar todo lo que sientan (se recomienda hacerlo, y hacerlo a fuego y en el alma), el espectáculo tiene una duración de cuatro meses sin descanso. Nos vemos el 13 de febrero en Gasteiz. Quizá nieve esa tarde.